Es rentable el Marketing Electrónico?

Probablemente, la gran mayoría de los empresarios, ya sean profesionales o autónomos, podrían estarse preguntando si el marketing electrónico podría llegar a ser rentable para ellos.

Quizás se lo preguntan debido al hecho de que la tasa de mortalidad empresarial gira en torno al 80%, por lo general las nuevas empresas desaparecen antes de los 3 años; por tal motivo, la tasa de las empresas que realizan sus transacciones online, debe ser aún mayor; y la razón estaría en la competencia universal.

A pesar de esto, conviene saber la manera correcta de calcular la rentabilidad que proporcionaría el marketing electrónico; cabe destacar que la mejor manera de medirla es haciéndolo igual al de un negocio que no utilice ésta herramienta, es decir, realizar una proyección económica-financiera de los ingresos y gastos. De ésta forma tendremos una idea del margen del producto y de la rentabilidad.

Nos podremos dar cuenta que ésta es una estrategia mucho más productivo debido al retorno de la inversión, ya que es mucho más elevado comparándolo con los gastos que se hacen sobre otros medios. Por ejemplo, es mucho más costoso promocionar con anuncios de prensa, carteles publicitarios, anuncios de televisión, etc.; que colocando publicidad en internet.

Invirtiendo en la televisión, se realizarían gastos en agencias de publicidad, estudios creativos, y canales de cable; a prensa llevaría implícito un pago de los costos diarios y revistas. Pero por el contrario, con el marketing electrónico todos estos gastos se reducen; lo cual determina el método de publicidad más provechoso al día de hoy, además, con la televisión, no se puede determinar quiénes son las personas que están visualizando los anuncios, igualmente ocurre con la prensa escrita; esto conlleva a que este tenga una ventaja por encima de todos los demás medios a un bajo costo, y es que, con este sistema, se puede monitorear quiénes son las personas que reciben las publicidades y cuantas veces las han visualizado; todo esto a un bajo costo.

Analicemos ahora varios factores que pueden ayudarnos a medir la rentabilidad.

Ingresos

De una manera simple, los ingresos se obtienen de multiplicar el número de compradores por el precio del producto.

Ahora, ¿Cómo se puede llegar a conocer el número de compradores? En éste punto sería de mucha utilidad plantear un ejemplo. Tenemos una empresa que se dedica a vender vinos. Y en Google supone un millón de búsquedas mensuales. Tomando como base que la tasa de conversión promedio de Google es de 1.7%, nuestros clientes potenciales podrían llegar a alcanzar la cifra de 17.000 visitas.

De esas 17.000 visitas por Internet, un 4% de los visitantes, accederán a comprar. Ese 4% serían un total de 680 potenciales compradores. De ésta forma podrían calcularse los ingresos y observar que la rentabilidad es alta.

Gastos

Es indispensable colocar cifras y cantidades, porque de no cuantificarlo, sería bastante complicado estimar el precio de la venta de nuestros productos.

Continuando con el ejemplo de la tienda de vinos, los gastos se podrían calcular de la siguiente manera:

  • Logística: El almacenamiento y transporte podría adjudicarle por botella en unos 1,70 euros.
  • Costes de adquisición: Podría estimarse que el coste por botella de vino serían unos 3 euros.
  • Publicidad: Si se realiza una campaña, y el costo ascendiera a un euro por clic y se reciben un total de 100 clics mensuales, corresponderían a 100 euros mensuales en total.

De manera que realizando los cálculos, y dependiendo de la campaña de marketing electrónico que queramos emprender, podremos notar que en la gran mayoría de los casos, obtendremos una amplia rentabilidad, esto quiere decir, mayores ingresos y menos gastos.

¿Tienes algún comentario?