Decoración de una casa con colores vivos

Los colores vivos son excelentes para transmitir alegría, energía y calidez a todos los espacios de la casa. Existen personas que piensan que los colores vivos sólo se deben utilizar para cuando hay temporadas de calor, sin embargo, nuestra principal creencia es que se pueden utilizar para cualquier época del año. Se ven muy bien en temporadas de primavera y verano, pero también son apropiados en los meses más fríos, ya que brindarán la calidez que se requiere en la casa para contrastar con el frío.

Los colores vivos pueden ser utilizados en paredes, muebles, telas y adornos para contrastar con tonos menos fuertes en la decoración de la casa, pero lo verdaderamente importante es aprender a combinar estos colores para no sobrecargar el espacio y brindarle ese toque atractivo y personal que tanto se desea.

Cuando estamos hablando de decorar una casa con colores vivos, el objetivo que se quiere lograr es contrastar con la parte de afuera, por ejemplo, con los tonos fríos de la temporada de invierno, pero por sobre todas las cosas, se quiere conseguir una casa cálida que ofrezca buenas sensaciones y en la que nos  sintamos muy felices.

Para poder lograr decorar la casa con colores vivos, se debe hacer un uso muy inteligente de colores como el verde lima, amarillo, naranja, azul eléctrico y rojo ya que son los mejores en éste caso. Pero para poder conseguir una buena combinación, es recomendable que se utilicen con otros colores opuestos para que puedan quedar unas habitaciones equilibradas, sin faltarle toques de alegría y energía.

Para esto no es estrictamente necesario usar los colores vivos en toda la casa, se debe hacer un uso muy inteligente para que la decoración quede bien equilibrada, pongamos un ejemplo: Si se pintan las paredes de un cuarto con colores vivos, se debe elegir muebles en colores claros y el piso también en color claro, pero en los detalles pequeños se pueden usar de nuevos colores vivos, pasando igual para lo contrario, es decir, si se tiene las paredes pintadas con colores claros o blanco, se pueden colocar muebles con colores vivos.

Otra manera de añadir o combinar los colores vivos a un cuarto es utilizando textiles, esto quiere decir utilizar éstos colores para colchas, cojines, alfombras, cortinas, entre otras cosas.D esta manera podremos tener los efectos de los colores vivos pero sin dejar de lado la armonía que ya se tenga en la decoración de la casa.

A continuación mencionares dos sugerencias que debemos tener en cuenta al momento de disponernos a elegir el color de las habitaciones e inclusive toda la casa.

Tomar en cuenta la luz al pintar

  • Sin importar que hayamos elegido un color malva, un color naranja o un amarillo huevo, debemos tomar en cuenta que todos estos colores se ven matizados por la luz, esto nos ayuda a pensar que si ponemos un color muy claro y entra mucha luz en la habitación, se verá aun más claro, pero por el contrario, un tono intenso se verá más bien atenuado por la luz, por ejemplo; una tonalidad marrón combinado con molduras blancas, ventanales, sillones, y así como algunos toques grises y azules, se verá espectacular en un salón con buena iluminación.

Colores alegres en espacios reducidos

  • Pueden utilizarse pero con mucha astucia, debemos combinar los colores vivos con colores neutros, por ejemplo; una pared turquesa o roja y el resto en blanco o color marfil.
  • Otra opción sería pintar las paredes en claro pero utilizamos alfombras de colores, algún mueble con un color vivo y cojines decorativos en colores neutros.

Escribe tu comentario